terça-feira, 21 de outubro de 2014

Renovando la Mente







“No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.”(Romanos 12:2 NVI)

La mente humana es fantástica y por más que los médicos, científicos intenten entenderla, se hace muy difícil por su gran complejidad. Pero Dios es especialista en cosas complejas, pues fue el mismo que creo la mente humana y conoce cada partecita de tu cerebro.

Cuando Dios te creo, te hizo como un ser perfecto, independiente de las diferencias que creas que tengas, Él te hizo perfecto, al crear la humanidad él puso en el ser humano una naturaleza y una mente sana. Pero, con el pasar del tiempo el hombre fue cambiando su naturaleza.

Dios puso en la mente humana cosas buenas, pero el hombre buscó su propio camino y escogió muchas veces no tener una mente y un corazón conectado a Dios, con el pasar del tiempo esta misma mente humana se fue destruyendo y dando espacio ya no para Dios, sino para sus propios intereses, deseos y egoísmo.

Lo que miramos hoy son jóvenes y adolescentes buscando su propio interés, no les importa los planes de Dios para su vida y la opinión de sus padres. Lo único que les importa es la opinión de su grupo de amigos o de los amigos del colegio.

Cuando Pablo escribió para no amoldarse al mundo actual. Él estaba diciendo de la importancia en no estar con la mente fija en los deseos de este mundo, en no vivir según los padrones que las personas, amigos o grupos nos ponen, sino según los padrones de Dios.

La otra invitación que Pablo hace es renovar la mente, o sea, tener una mente sana, llena de Palabra de Dios, esto sin duda hace toda la diferencia en el momento de tomar las decisiones. El que busca a Dios por medio de su Palabra, siempre sabe cuál es la decisión y camino correcto a seguir.



Reflexionemos.

• ¿Me estoy amoldando a lo que las personas piensan?

• ¿La Biblia es lo que conduce mi mente?

• ¿Qué decisiones tengo que tomar para no amoldarme al tiempo actual?



Oración:


Padre amado, ayúdame a seguir tu voluntad y a tener una mente sana, llena de tú palabra. Enseñame a caminar en tu camino y en tu verdad. En el nombre de tu hijo Jesús. Amén.

Nenhum comentário:

Postar um comentário

Obrigado por seu comentário

Bendiciones