segunda-feira, 11 de outubro de 2010

Halloween


Para aquellos que entenden español, un mensaje muy bueno de mi amiga de Ecuador:



ACCIÓN




La semana pasada en Estados Unidos se celebró una fecha que me parece muy importante. Una amiga dice: Aquí (Ecuador) adoptamos una fiesta pagana como Halloween pero lastimosamente no adoptamos una tan hermosa como lo es el Día de Acción de Gracias. Yo estoy acostumbrada a celebrar esta festividad porque crecí en un colegio con costumbres americanos y personalmente me parece maravilloso que los fundadores de un país se hayan tomado un tiempo especial para darle gracias a Dios por las bendiciones concedidas a pesar de todos los problemas que ellos pudieron tener y que esto perdure hasta la actualidad. Esto me lleva a varias reflexiones que mencionaré más adelante pero por ahora les contaré que tengo un grupo de amigos con los cuales celebro este día. También propuse tener un tiempo con las señoritas bautistas (de las cuales soy la presidenta) para tomarnos un tiempo y darle gracias a Dios. En ambas reuniones aprendí mucho y le doy gracias a Dios por eso.



Mi amiga dijo una verdad que se encuentra en la Biblia pero que a veces nos olvidamos:



1. Toda buena dádiva viene de Dios.

Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación. Santiago 1:17

A veces pensamos que todo lo que poseemos, nuestra casa, nuestro carro, nuestro hogar, nuestra familia, nuestro trabajo, nuestros amigos, nuestro dinero son dados gracias a nuestro propio esfuerzo solamente pero no recordamos que toda buena dádiva viene de nuestro Padre Celestial que siempre cuida de nosotros. Me gusta repetir una frase de una canción que dice: “si Él cuida de las aves, cuidará también de mí” y por supuesto que es así, sin lugar a dudas!



2. Debemos dar gracias a Dios por lo que tenemos y por lo que no tenemos.

¿Dar gracias por lo que no tengo? Suena extraño pero es así. Yo suelo decirle a las personas que me conocen que yo prefiero dejar que Dios tome las decisiones por mí, porque Él sabe el pasado, presente y futuro y como es mi Padre y me ama, de seguro tomará la mejor decisión para mi vida, en cambio yo, una simple mortal que no sabe que a va a pasar de aquí en 1 minutos probablemente no tome la mejor decisión. Es por esto que debemos agradecerle a Dios por aquellas cosas que no tenemos ya que si no las tenemos puede ser por 3 razones:

a) No nos conviene

b) No es el momento

c) Dios tiene algo mucho mejor para nosotros

¡Qué bueno es mi Padre!



En la reunión que tuvimos entre señoritas, me encantó que pudimos compartir cosas que nos han pasado durante este año y que sacando un balance, vemos la mano de Dios en nuestras vidas y tenemos la certeza que el próximo año será mucho mejor. De aquí también saqué algunas conclusiones:



3. Mejor son dos que uno, gracias Padre por mis amigas.

Hay momentos duros en nuestra vida que tenemos que afrontarlos. La Biblia dice:

Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante. También si dos durmieren juntos, se calentarán mutuamente; mas ¿cómo se calentará uno solo? Y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto. Eclesiastés 4:9-12

Que bueno es tener quien nos conforte en tiempos difíciles, que bueno es tener una mano amiga en necesidad, que bueno es poder alegrarnos por la dicha de nuestros hermanos.



4. ¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es Habitar los hermanos juntos en armonía! Salmos 133:1

Estamos por terminar el año y creo que es el momento preciso para hacer un balance de nuestras vidas, de lo que hemos recibido de Dios, DE CUANTO LE HEMOS DADO A ÉL, y de agradecerle aunque supongo que lo hacemos todos los días. Como decía una amiga: “tengo tantas cosas por las cuales agradecerle porque legalmente debo agradecerle por la vida, el aire, la salud, la comida, el trabajo, la familia, taaaaaaantas cosas pero estaba pensando en decir algo realmente importante…”. Piensa en eso realmente importante para ti y compártelo con tus hermanos en Cristo, ¿lo has intentado? No sabes lo inspirador que esto puede ser. Te animo a que lo hagas antes de que termine este año.



Solo quiero terminar diciendo: Padre, gracias por usarme; gracias por haberme tomado en cuenta; gracias por amarme; gracias, Jesús, por morir en la cruz para darme la salvación. No hay manera de expresar lo agradecida que estoy por tu misericordia. ¡Te amo!





María Enriqueta Velásquez

Nenhum comentário:

Postar um comentário

Obrigado por seu comentário

Bendiciones