sexta-feira, 22 de outubro de 2010

Evolución y Origenes

I. PUNTOS DE VISTA CONCERNIENTE A LOS ORÍGENES

A. Evolución

La evolución significa simplemente un cambio en cualquier dirección. Existe, por supuesto, un uso completamente legítimo de la palabra, como, por ejemplo, en la siguiente oración: “Ha habido una evolución considerable en el campo del as comunicaciones en este siglo”. Pero cuando la palabra se usa con relación a los orígenes significa mucho más que cambio o desarrollo. Incluye la idea de origen por procesos naturales, tanto el origen de la primera sustancia viviente como el origen de nuevas especies. Esta teoriza que hace varios miles de millones de años, químicas en el mar, sobre las cuales la luz del sol y la energía cósmica actuaron, por azar se convirtieron en uno o varios organismos de una célula, que desde ese entonces se han desarrollado por medio de mutaciones beneficiosas y selección natural hasta llegar a ser todas las plantas, animales y personas vivientes.

Nadie niega que ha habido cambio y desarrollo en muchas áreas de la creación. No obstante, para los evolucionistas este desarrollo también han incluido la producción de nuevas especies de formas más complejas e intrincadas que han evolucionado de sustancias menos complicadas. Nada de esto requiere la actividad de Dios. Carlos Darwin dijo: “Yo o daría absolutamente nada por la teoría de la selección natural si estas requiriesen adiciones milagrosas en cualquier etapa o de descendencia. Julian Huxley también afirmó que “el admitir una interferencia divina en estos intercambios de materia y energía en un momento particular de la historia de la tierra es innecesario e ilógico.

Con relación al origen del hombre, la evolución enseña que éste evolucionó a través de largos períodos de tiempo por la acción de mutaciones y selección natural de formas más simples y brutas que a su vez habían evolucionado de otras formas que a fin de cuentas provinieron de una criatura original compuesta de una célula.

Obviamente las bases de la ciencia evolucionista son la ciencia y la fe.

B. Evolución teísta

Sostiene que Dios dirigió, usó y controló los procesos de la evolución natural para “crear” al mundo y todo lo que está en él. Generalmente este punto de vista incluye la idea de que los días de Génesis 1 eran edades, que procesos evolucionarios estuvieron involucrados en la “creación” de Adán, y que la tierra y formas prehumanas son de gran antigüedad.

C. La creación

Aunque existen variaciones dentro de la amplia categoría del creacionismo, la característica principal de este punto de vista es que la Biblia es su única base. La ciencia puede contribuir a nuestro entendimiento, pero nunca controlar o cambiar nuestro entendimiento, pero nunca controlar o cambiar nuestra interpretación de las Escrituras para que se acomode a sus recomendaciones. En lo que concierne al hombre, la creación enseña que Dios creó al primer hombre adán a Su imagen del polvo de la tierra y le implantó Su propio aliento de vida (Gn 1.27 y 2.7). Ninguna criatura submarina estuvo involucrada, ni tampoco ningún proceso de evolución.

Para ser evolucionista uno tiene que creer que el relato bíblico es de hecho histórico y que Adán fue el primer hombre.



II. LA PROPOSICIÓN DE LA EVOLUCIÓN

Tenemos que analizar en mas detalle la proposición de la evolución en respuesta a la interrogante de los orígenes y destacar algunos de los problemas de esa proposición. Se han escrito muchos libros buenos sobre este tema a los cuales uno se puede referir para más detalles.

A. Los principios de la Evolución.- La evolución descansa sobre varios principios básicos:

1. Los planetas y las estrellas resultaron de una gran explosión de protones y neutrones comprimidos y rotantes. Esta masa densa comprimida continúa alejándose del núcleo original a velocidades fantásticas. Una alternativa a este principio es la llamada teoría del estado estable, la cual cree que la materia se está creando continuamente en el espacio y que este proceso ha estado ocurriendo por un período infinito de tiempo.

2. La vida se originó completamente por accidente, cuando surgió simple célula de materia sin vida.

3. Habiendo comenzado así accidentalmente, todos los otros organismos vivientes se han desarrollado de ese primero y de formas más simples de vida subsecuentes, que aumentaron gradualmente en complejidad. Este desarrollo también produjo al hombre.

B. El proceso de la Evolución.- Si uno redujera el proceso a una fórmula, se vería así: Mutaciones + Selección Natural x Tiempo = Evolución. Esta fórmula expresa el mecanismo de la evolución.

Las mutaciones constituyen la explicación de la evolución. Las mutaciones son pequeños cambios repentinos en el código del DNA de los genes que son transmitidos a la prole haciendo que difiera de sus padres en características bien marcadas. Es decir, un cambio pequeño aparece en un organismo, el cual es transmitido a la prole. Mas adelante, fortuitamente, aparece otro cambio pequeño, etcétera. Si ocurren suficientes de estos y si son preservados, entonces el organismo se hará más complejo y evolucionará en un organismo diferente, etcétera. De esta manera todas las formas de vida existentes se produjeron de la simple y sencilla célula original. La importancia de las mutaciones como la explicación de cómo ocurrió la evolución no se puede sobre enfatizar. Julian Huxley escribió: “No solo es una agencia efectiva de la evolución, sino que es la única agencia efectiva de la evolución”.

La selección natural es el mecanismo que preserva los cambios causados por las mutaciones. Cuando ocurre un cambio beneficioso al organismo, la selección natural preserva ese cambio, simplemente, porque es beneficioso. Cualquier cambio dañino no sería preservado, porque la selección natural cesaría de reproducirlos porque serían inútiles (una mutación beneficiosa es una que aumenta la complejidad del organismo). Es importante recordar que la selección natural es precisamente eso: natural. No es selección en un laboratorio o un invernadero; significa ese proceso de selección en la pura naturaleza que supuestamente elimina las mutaciones dañinas y mantiene las beneficiosas. Por este proceso los descendientes de los organismos se mejoran gradualmente, si se les concede suficiente tiempo.

Por lo tanto, el tiempo en largos períodos, es necesario a la evolución. Puesto que las mutaciones no ocurren frecuentemente, tendrá que haber mucho tiempo para que ocurran suficientes mutaciones beneficiosas, y que entonces sean preservadas por la selección natural, para por ello cambiar de manera efectiva los organismos en otros cada vez más complejos. Para disminuir el tiempo requerido, algunos evolucionistas proponen “estallidos” de mutaciones, que ocurrieran casi simultáneamente, los que efectuaron casi inmediatamente varios cambios beneficiosos en un organismo, acortando así el tiempo requerido para que ocurriesen los cambios necesarios.



III. LOS PROBLEMAS DE LA EVOLUCIÓN

A. Problemas en las mutaciones

¿Pueden las mutaciones llevar a cabo todo lo que supuestamente hacen?

Considere lo siguiente:

1. Las mutaciones son poco comunes y casi siempre dañinas.

2. ¿De dónde vienen los gene nuevos? Nunca alguna mutación ha producido una nueva especie o un nuevo órgano o sistema en una especie existente. Sin embargo, esto tuvo que ocurrir si la evolución es válida. Los protozoarios, por ejemplo, no tienen dientes. ¿De dónde, entonces, vinieron los genes que producen los dientes si nosotros hemos evolucionado de los protozoarios? Las mutaciones tienen que ver con cambios en organismos existentes; ellas no producen nuevos organismos. Pero en algún lugar y en alguna manera en el proceso se tuvieron que producir nuevas especies, y aun nuevos sistemas (como el sistema circulatorio o el sistema auricular) tuvieron que producirse dentro de las especies existentes.

Aquí hay un ejemplo de cómo la evolución batalla con este pregunta “si la mutación, la cual es la única forma de cambio hereditario del cual tenemos evidencia definitiva, siempre es cambio en genes ya presentes, parecería a primera vista que aquí no tenemos base en absoluto para comprender la evolución de innovaciones en la organización del cuerpo”.

Para su evolución, ciertamente, necesitamos nuevos factores hereditarios, no cambios en los ya presentes. Pero tenemos que recordar que las condiciones en el cuerpo y en la materia hereditaria son sumamente complejas. Posiblemente cambios en la distribución de enzimas en el cuerpo, si en alguna manera llegaran a efectuarse, pudieran causar nuevas diferencias en el ritmo del crecimiento de las partes del cuerpo, como por ejemplo, en parte de los huesos frontales del cráneo, que resultaría en la temprana evolución de los cuernos. Es difícil ver como la redistribución de su enzima pudiera lograrse por la mutación de un gen, pero, en vista de la complejidad de condiciones en el cuerpo, pudiera ser posible. Tampoco es imposible que nuevos genes puedan evolucionarse. Sabemos que los genes pueden reduplicarse dentro de los cromosomas y que cuando eso ha ocurrido, un miembro de semejante par puede que se altere tanto por una mutación, como por darnos lo que funcionalmente es un nuevo gen.

“Estas sugerencias son puramente hipotéticas. Por ahora no podemos decir más que las innovaciones de la organización indudablemente ocurren en la evolución; que son esenciales al aumento de complejidad que esta asociado con el progreso en la evolución”

B. Problemas en la selección natural

1. ¿Garantiza el mejoramiento la selección natural? Por supuesto, tiene que hacerlo; de otro modo, si un linaje inferior sobreviviera, pronto moriría y de ninguna manera habría evolución alguna. Pero el problemas es, ¿logrará esto la selección natural? La selección en el laboratorio pudiera lograrlo, pero ¿lo haría la natural? Un evolucionista reconoce este problema: “De hecho, la selección natural con consecuencias evolucionarias se ha observado solamente donde los hombres han creado condiciones drásticamente nuevas que imponen una presión intensa de selección”.

2. Mutaciones aisladas. ¿Reconocería la selección natural el valor de una sola mutación mientras esperaba que ocurriesen otras mutaciones que serían necesarias para la producción de un nuevo sistema en el organismo? En la evolución del ojo, por ejemplo, si la mutación que hizo el conducto lagrimal ocurrió primero, ¿la mantendría en el organismo la selección natural hasta que ocurriesen las otras mutaciones que produjeran las pestañas, los párpados, la córnea, el cristalino, etcétera? O ¿dejaría de reproducir la selección natural el organismo que tuviese conducto lagrimal pero no los otros componentes de un sistema visual, simplemente porque no era útil sin los demás elementos?

3. Argumento circular. La interacción de las mutaciones y la selección natural para explicar la evolución es un argumento circular.

C. Problemas con la extensión del tiempo requerido.

Aunque las mutaciones son raras y dañinas, y aunque la selección natural con toda probabilidad dejaría de reproducir un mutante del linaje, le parece posible al lego que dado suficiente tiempo, cualquier cosa, aun la evolución, puede ocurrir. Pero semejante alegación se puede refutar poniéndola a prueba. “Las posibilidades son de una en 10.161 que ni una proteína usable hubiera sido producida fortuitamente en toda la historia del mundo, empleando todos los átomos apropiados de la tierra al ritmo fantástico descrito. Esta es una expresión numérica que contiene 161 ceros. Posiblemente sería bueno recordar que aun si una molécula fuese obtenida, no ayudaría en manera alguna en arreglar la segunda molécula de proteína a menos que existiera un proceso preciso de duplicación. Aun si hubiera tal proceso, se necesitarían muchas otras clases de proteína antes que pueda haber un organismo viviente. “En la célula mínima de Morowitz, las 239 moléculas de proteína requeridas incluye a los menos 124 especies diferentes de proteína” . Otros han llegado a conclusiones similares en cuento a la probabilidad de formarse una molécula de proteína al azar.

Mientras que la probabilidad se expresa por una fracción, y cuando la fracción es tan pequeña, como son estas, para la producción al azar de una molécula de proteína, entonces el matemático declararía que la probabilidad de que ocurriera es cero. El evolucionista probablemente señalaría que todavía existe una posibilidad, aunque infinitesimal, de que se efectuara la evolución debido a los billones de años que requiere. Sin embargo, aun miles de millones de años no disminuirían la probabilidad lo suficiente como para ponerla al alcance de la probabilidad razonable. Davidheiser probó la bien conocida declaración de que si se le permitiese a un millón de monos darle a las teclas de un millón de máquinas de escribir por un millón de años, ellos podrían por azar producir una copia de una obra dramática de Shakespeare. Por medio de un experimento controlado con solo letras mayúsculas, en el que se escribe a másquina continuamente a una velocidad uniforme, y se requiere solamente el primer versículo de Génesis 1.1, él demuestra que nunca lo escribirían y menos una obra dramática de Shakespeare en miles de millones de años. Aún para escribir la primera línea de Hamlet requeriría según el promedio de varios experimentos repetidos 284 billones de años, un período considerablemente más largo que el que le tomó al a evolución hacer todo lo que supuestamente hizo.

¿Pudiera la vida haber evolucionado al azar? La probabilidad de formarse una molécula de proteína por azar es una en 10.243 (10 elevado a la potencia de 243), que es un uno seguido de 243 ceros.

D. Problema con el segundo principio de la termodinámica

“Aunque la energía en el cosmos permanece constante, la cantidad disponible para hacer trabajo útil esta siempre disminuyendo y la entropía, la medida de energía no disponible, esta aumentando. Todo entonces, se esta moviendo hacia menos orden o mayor caos. Esto, por supuesto, corre directamente contrario a lo que enseña la evolución. Hay quienes señalan que parece haber excepciones del principio, es posible que sea verdad, pero solamente pueden ser temporales y a expensas de un aumento en la entropía en algún otro lugar en el ambiente.

Podemos dar la siguiente pregunta: ¿Cómo, cuando no existía vida alguna, llegaron a existir sustancias, las cuales hoy en día son absolutamente esenciales a los sistemas vivientes, las cuales, sin embargo, solamente pueden ser formadas por esos sistemas?



IV. EL RETRATO DE LA EVOLUCIÓN

Los fósiles no explican como ocurrió; ellos si retratan lo que ocurrió por medio de las mutaciones y la selección natural a través de largos períodos de tiempo. Los evolucionistas alegan que porque las formas más simples de vida se encuentran en los estratos más altos, esto comprueba que las formas mas complejas surgieron de las más simples.

Los fósiles es un argumento circular. A los estratos se les determina la edad por medio de los fósiles que contienen y a los fósiles, por los estratos en los cuales se encuentran. Ellos declaran que este círculo se rompe por medio de métodos de datación que están fuera de esos elementos, sin embargo, estos métodos se basan en una medida uniforme de decadencia del elemento. Una vela se quema a un ritmo uniforme a no ser que haya una ventana abierta y la brisa haga que se queme más rápidamente por un tiempo. La desaparición de un manto de vapor sobre la tierra, o las presiones extremas de un diluvio, pudieran haber sido como una ventana abierta para cambiar ese ritmo durante la historia del mundo. Si es así, entonces la conclusión a la que se ha llegado respecto a las edades pudiesen estar muy equivocadas. La determinación de la edad por el carbono-14 pudiera ser seriamente afectada por esos eventos. El método de potasio-argón para determinar la edad supone que las muestras de piedras probadas no contenían ningún argón-40 cuando se formaron, lo cual es una suposición cuestionable. Cierta laja de basalto submarina del volcán Kilauea en Hawai, que es sabido que tiene solamente unos pocos miles de años, al datarse por este método reportó una edad de entre 100.000 y 40 millones de años, lo que indica que la edad se puede simular por la presión hidrostática entre otros factores.

Un problema que surge es la falta de formas transicionales. Otro problema es que muchas formas simples de vida se encuentran en estratos de piedra encima de las formas mas complejas.

Finalmente necesitamos enfatizar la base esencial de la evolución, a saber, la fe. En el análisis final, uno tienen que creer la evolución, igual que se tienen que creer la creación. Dos científicos dicen esto en forma justa cuando escriben: “En realidad, los biólogos todavía están tan lejos como jamás lo hayan estado en sus intentos de explicar como se originó el primer protoplasma. La evidencia de aquellos que quisieran explicar el origen de la vida sobre la base de una combinación accidental de químicas idóneas no es más tangible que la de los que ponen su fe en la creación divina como la explicación del desarrollo de la vida. Obviamente, los últimos tienen tanta justificación para su creencia como los primeros”

Nenhum comentário:

Postar um comentário

Obrigado por seu comentário

Bendiciones